lunes, 6 de julio de 2009

Gazapo periodístico


¡Huy, huy, huy…!

Cita: “De un usuario del MÍO, ayer en la ruta: ‘¡uyyy estos buses tan frescos y chéveres’!”. (Diario Occidente, Metro, Ventana, 6-VII/09, pág 5).
Corrección: “¡Huy estos buses tan frescos y chéveres’!”.
Comentarios:
1. Las interjecciones, y los sonidos onomatopéyicos, tienen su propia ortografía.
2. La interjección ¡huy! se escribe con hache, y con un sola 'y' griega.
3. Todas las interjecciones van entre signos de admiración (o de exclamación). Éstos son dos, en posición invertida el uno del otro: de apertura (¡), y de cierre (!).
4. Por más letras o signos que se añadan al abrir y al cerrar las frases, las exclamaciones no cambian para nada, ni esas repeticiones les dan fuerza expresiva.
5. El signo de cierre de exclamación (y el de interrogación) tiene el mismo oficio que un punto seguido o aparte; por lo tanto, si la oración no continúa se prescinde de ellos, y las frases que les siguen se empiezan con mayúscula. Si la oración continúa pueden ir coma o punto y coma, y las frases siguientes con minúsculas.
6. Por lo general, estas exclamaciones exigen la coma del vocativo. Declinación –a veces precedida de interjecciones– que sirve para invocar, llamar o nombrar, con más o menos énfasis, a una persona o cosa personificada: ¡Huy, don Fabio, qué pena!
* * *
Publicar un comentario