martes, 13 de octubre de 2009

El cónyuge, y la ex


El yugo del lenguaje 
Cita: “¿Cómo podemos los colombianos dormir tranquilos, besar a nuestros hijos y abrazar a nuestros cónyugues, cuando hay un montón de secuestrados?”. (Tola y Maruja, comediantes).
Corrección: “... nuestros cónyuges...”.
Comentarios:
a). Con enorme frecuencia vemos y oímos "cónyugue" (así, con la “u” que convierte su terminación en un fonema velar sonoro, o sonido gutural: “gue”); en lugar de cónyuge (con fonema fricativo velar sordo, o sonido terminal en jota: ‘je’). No me vengan este par de viejas chismosas a sacar ahora la disculpa de que ese es su lenguaje coloquial y humorístico.
b). Lo más sorprendente de esta cita es el hecho de que muchas personas cultas teclean –de manera forzada– la letra “u”, y pronuncian –¡aun leyendo un texto!– ese sonido gutural fuerte.
c). Este dislate es de común ocurrencia en los discursos clericales y en los de derecho familiar: la inmensa mayoría de sacerdotes y de abogados de familia escriben o pronuncian "cónyugue", con esa intrusa “u” que no tiene la palabra en su presentación gráfica; en lugar de cónyuge (similar a andamiaje, aprendizaje, camuflaje, hospedaje, y a ambages).
d). Quizás el error se presente al recordar el sonido fuerte de la ‘ge’, que sí lo tiene la palabra conyugal, y en su esencia etimológica: cargar el yugo).
*
Cómo estará de arraigado el error que hasta a nuestro reelegible Presidente se le chispotea el disparate.
Cita: “Esa ley beneficia al cónyugue…”. (Señal Colombia, cadenas nacionales y regionales de televisión, discurso leído del presidente Álvaro Uribe Vélez, el 20 de julio del 2009, ante el Congreso, 4:35 p. m.
Comentario: Menos mal que no se le ocurrió al doctor Uribe fusionar en esa frase sus recurrentes diminutivos y su falsa equidad de sexos, porque se le hubiera escuchado algo semejante a: “Esa leyecita beneficia a la conyuguita y al conyuguito…”.
*
A propósito:
a). ‘Ex’, preposición adjetivada, significa “que fue y ha dejado de serlo”: excatedrático, exministro, exsecretario. Ahora se escribe pegada y sin guión. Se escribe separado si va acompañada de un adjetivo: ex secretario eficiente, ex presidente cuestionado.
b). También es un prefijo inseparable que significa 'fuera' o 'más allá': exánime, exceder, excéntrico, exclamar, exhumar, extender, extraer.
c). Otro uso sui géneris es el que la Academia le ha incorporado a la preposición ‘ex’, dándole otro significado; pero, con función de sustantivo: "Persona que ha dejado de ser cónyuge (¡no, “cónyugue”!) o pareja sentimental de otra”: el ex, la ex, mi ex, su ex, tu ex, y hasta… ¡nuestra ex!
d). En la curia (o arquidiósesis), y en las notarias, juzgados y despachos de abogados, deberían erradicar este error de lenguaje, explicándoles a quienes lo cometen cuál es su correcta escritura y pronunciación. 
*
Prueba reina
Hé aquí una demostración palpable del mal uso que le dan a ese término algunos profesionales del Derecho:
  
* * *
Publicar un comentario