Mostrando entradas con la etiqueta ¡Pa' qué más...!. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ¡Pa' qué más...!. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de abril de 2009

La frase de hoy

“La corrección idiomática no es un deber, es un derecho al que deben acceder los ciudadanos libres”.
Manuel Alvar López (filólogo español)
* * *

lunes, 6 de abril de 2009

Variedades

¿Y tú qué opinas del MÍO?,
haciendo insinuante seña,
me preguntó una caleña;
y –aceptando el desafío–
a riesgo de armarme un lío,
dejando la pena a un lado,
respondí con desenfado:
"Bello y glamoroso capullo,
no puedo opinar del tuyo,
pues... ¡nunca me lo has mostrado!".
Rodrigo Guerrero Velasco (ex alcalde de Cali)
* * *

lunes, 30 de marzo de 2009

Las mentiras del "Arriero"

Quizque a don "Ogil" –corretor de’stilo y gramática– un amigo le osequió un disco compato o cidí, quizque con 10.500 libros grabaos. Y quizque don "Ogil" no ha salido’e la casa... ¡porque nu’ha terminao de corregilos!
* * *

sábado, 28 de marzo de 2009

La guerra de las "cocas"

Mi hermano Abelardo, más conocido por "Majitus", desde Connecticut y vía internet, nos narra una de sus experiencias en Colombia:
Era la época en que los llamados carteles de la droga de Cali y de Medellín estaban en su terrorífica guerra: los capos de Cali enviaban a sus secuaces a ponerle bombas a Medallo y viceversa.
Cada habitante vivía en permanente zozobra y temía por su vida. Al ver o al escuchar el encendido de un fósforo se suponía que era para prender aquel explosivo y destructor artefacto. El golpear de una puerta y, peor aún, el estallido de una llanta eran motivo para que cualquier persona pensara que le había llegado la hora. Cualquier persona que veíamos en la calle con un paquete, o con una caja, de inmediato sospechábamos que ahí llevaba la tan temida bomba.
Estaba, pues, yo (hace unos siete años) en una de las principales vías de la bella villa de Medellín -la avenida Oriental- esperando el bus de Envigado que me llevaría a mi residencia; mientras el tiempo transcurría, pensaba en la espantosa situación que vivíamos los colombianos. Justo, en ese momento, vi a lo lejos una avalancha de gente que corría desesperada. Yo me llené de pánico y me dije: aquí fue mi hora final.
En medio del susto y frunciendo el cu... ello, como pude, me metí en el tumulto. Angustiado, y a la espera del estallido, arranqué a correr a la velocidad que daban mis temblorosas piernas. Al rato, mama’o y con la lengua afuera, le pregunté a uno de los sudorosos parroquianos que por qué corrían tanto; éste me contesto: “Es que vamos en la Gran Maratón de la Solidaridad por Colombia”.
* * *

Como por entre un tubo...


Cuando los televisores eran fabricados con tubos, un día que estaba cansado de que mi esposa y mis hijos vieran tanta basura, opté por retirarles (a escondidas) uno de ellos al aparato. Me llevé el adminículo para la oficina, y cuando regresé encontré a mi señora y a los muchachos parqueados viendo su programa favorito. Muy sorprendido, les pregunté cómo era que veían televisión si –al parecer– el aparato estaba dañado. Mi esposa corrió a responderme: “¡Sí, mijo!, pero... ¡yo le pagué 100 mil pesos a un técnico para que nos lo arreglara!”.
* * *

El humor de "Ogil"

Chistes, retruécanos, calambures y humor en general.
Por "Ogil",
el del humor ágil.
¡Pa qué más...!
Un príncipe azul le preguntó a una princesa:
—¿Te quieres casar conmigo?
Y ella respondió:
—¡No...!
Y el príncipe... vivió feliz toda su vida.
* * *
Óscar Gil "Ogil"
Su vida y su obra:
* Maniático humorista, nacido en Pensilvania (Caldas), en la clínica de Los Milagros, o sea... ¡un milagro de Dios sobre el planeta Tierra! Este acontecimiento partió la historia de la humanidad hace 69 años; como quien dice: el hombrecito es modelo 41. Si bien es cierto que ya llegó a los 69, ¡no revela sino 68... y medio!
* Su musa del humor, (¡no la moza!), es la... humor-ada.
* Aparte de llamarlo por “Ogil”, lo llaman... por bíper, por celular y, a gritos. Aunque sostiene que el celular no le llama la atención; porque... ¡con la celulitis de su mujer tiene!
* Profesiones: contador..., contador de chistes; y senador, pues en el SENA ha pasado, como docente y directivo, más de la mitad de su vida. (Servicio Nacional de Aprendizaje SENA).
* Personas a cargo: tres, pero... ¡en legítima defensa!
* Sexo, casi todos los días: ¡casi el lunes, casi el martes, casi el miércoles...!
* Todos los días se levanta a las tres..., dice: ¡a la una, a las dos y a las tres, y... ahí mismo se levanta!
* Conserva la línea... delgada, (¡ahí lo pueden ver!), pues juega parqués por la internet y estudia natación a distancia; prácticas que le dan el perfil de un Sinatra... “sin atra-c-tivo” alguno.
* Siempre estuvo en la lucha, ahora se cambió al boxeo. Le gana al campeón mundial de boxeo, pero... ¡jugando ajedrez!
* Sufre de la columna, porque la tiene que escribir y enviar a varios medios de comunicación todos los días.
* Incursionó en el híbrido del “periodismo humorístico”; porque, desde chico... vendía periódicos y vivía seco de la risa.
* Ha sido (no ácido) candidato a la Alcaldía de la ciudad... ¡de la ciudad de hierro!
* Y la que le hizo “rico” fue su señora. ¡De verdad!, ella le hizo millonario; porque ¡antes era... archimillonario!
“Ogil” es de los que piensan que el humor puede erradicar o, al menos, atenuar la violencia. Él asegura: “Cuando los violentos se dediquen al mamagallismo, se acabará el tas - tas, y... ¡viviremos en paz!”.
Experiencia profesional:
* Periodista independiente, en Cali (Colombia), para medios masivos de comunicación virtuales e impresos.
* Un cuarto de siglo libretista en programas de humor para radio y televisión.
* Publica, desde el siglo pasado, hace más de 15 años –semana a semana– este espacio de humor; y, más de doce, una columna semanal de lenguaje: Buena letra.
* Escribe en varios periódicos para las colonias colombianas en los Estados Unidos: The Colombian Times, The Paisa Times, The Pastusian Times y Diario Los Andes.
* Autor y director de la revista Pa qué más..., dirigida al cuerpo médico de Colombia y del exterior.
* Autor del Minilibro de oro del humor.
* * *