miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mal uso del singular

Palabras registradas en plural
Cita: "¿Dejaremos que también se lleven la bermuda del general Alzate...?". (Revista Semana, Daniel Samper Ospina, edición n.º 1.701, 7 al 14-XII/14, pág. 146).
Corrección: "... las bermudas...".
Comentarios:
a). Palabras como "abrelata", "bermuda", "cortaúña", "enser", "mondadiente", "nupcia", "limpiabota", "paracaída", "parachoque", "pisapapel", "portaavión", "quitamancha", "rompeola" o "víver" no están registradas en el diccionario de la Real Academia Española; sin embargo, aparecen con morfología en plural.
b). Algunas de las anteriores –ostentando su pluralidad– admiten ser usadas en singular; pero... acompañadas de los artículos gramaticales ‘el’ o ‘un’, o de los demostrativos ‘este’, ‘ese’ o ‘aquel’, p. ej.: el o un abrelatas; este, ese o aquel abrelatas. Lo mismo sucede con cortaúñas, mondadientes, paracaídas, parachoques, pisapapeles o portaaviones.
c). De otras, aunque conserven el mismo significado en singular, se recomienda y se prefiere usarlas en plural, p. ej.: facciones, gafas, gárgaras, modales, tijeras o vacaciones.
d). Al contrario, existen términos que no permiten su uso en plural, p. ej.: el caos, el pánico, la adolescencia, la gente, la sed; y los que se refieren a doctrinas, nombres de ciudades, países, poblaciones, continentes, planetas, montes, ríos, o a los puntos cardinales.
* * *

martes, 2 de diciembre de 2014

Errores en decadencia...


¿Volveremos a la "prensa hablada y escrita"?


Cita: "Mejor reportaje en prensa escrita o internet". (Revista Semana, edición n.º 1.699, VIII Premio de Periodismo, 23 al 30-XI/14, pág. 27).
Corrección: "Mejor reportaje en prensa o internet".
Comentarios:
a). El lexicólogo, Eduardo García Piedrahíta, en su obra Disparates en el habla, califica este giro como un despropósito lingüístico. Hé aquí su argumento: "La distinción que se pretende establecer entre estas dos formas de comunicación (hablada/escrita) es, a todas luces, inválida. Ambas se preparan antes de hablarse, la una; y de escribirse, la otra. La hablada (radio y televisión) no se puede imprimir, mas sí vocalizar; y la escrita (periódicos y revistas) no se puede hablar, mas sí leer".
b). Referirnos a la "prensa hablada y escrita" –como participio pasivo– es expresar el resultado de una actividad concluida, y no la de un evento presente. Este extraño y confuso híbrido sintáctico es el resultado de una reiterativa propensión a la contracción léxica, con la que se busca brevedad a todo trance, olvidándose de una apropiada comunicación.
c). Si se pudiera decir 'prensa escrita', diríamos también: ‘prensa hablada, televisada o vista'. Y hasta: ‘prensa virtualizada’ (lo publicado en la internet), y ‘caricaturizada’ (lo dibujado por quienes satirizan con su pluma y buen humor); sucedería lo mismo con todos los medios de comunicación.
d). Para demostrar que el abuso de ese dislate ya había desaparecido, retomo uno de los que publiqué hace más de doce (12) años, cuando la expresión estaba en pleno furor: "‘... propaganda dirigida al consumidor de la prensa hablada y escrita’. (Occidente, Mi opinión, Luis G. Mayoral - M. D., 18-IV/02, pág. 5)".
e). Quizás, antaño, el error obedecía a que la 3.ª y 4.ª acepciones de la palabra ‘prensa’ abarcan la colectividad de los medios y profesionales de la comunicación: "Conjunto o generalidad de las publicaciones periódicas" y "Conjunto de personas dedicadas al periodismo". De ahí que resulten expresiones como ‘rueda de prensa’ o ‘conferencia de prensa’ en las que, se colige, participan todos los medios periodísticos: prensa, radio, televisión e internet.
* * *

lunes, 6 de octubre de 2014

La falta de repello...

El típico descuido
Cita: "Los perros y gatos fueron los protagonistas de una movilización liderada por defensores de los animales en el día mundial contra sus derechos. La marcha tenía como objetivo sensibilizar en contra del maltrato y del tráfico animal". (El País, piedefoto, 6-X/14, pág. A3).
Corrección: "... en el día mundial de sus derechos".
Comentario: Error consistente en no revisar aquello que se escribe, y... se va a publicar.
* * *

martes, 5 de agosto de 2014

¡La voltereta!

¡Pónganse serios!...
Cita: "Estamos trabajando sin descanso las 24 horas del día, y parte de la noche. Le dimos un giro de 360 grados a la corrupción para que las obras vayan al ritmo de la economía, y cambiarle así la cara a la ciudad. ¡Pongámonos serios!".
(Caracol Internacional, Voz populi, blue radio; aviso permanente varias veces al día).
Corrección: "Trabajamos sin descanso las 24 horas del día. Le dimos un giro de 180 grados a la corrupción...".
Comentarios:
a). La circunferencia tiene 360º, que forman una curva plana y cerrada.
b). Al dar un giro de 360º, llegan al mismo punto donde lo iniciaron, y... ¡quedan en el mismo lugar! ¡Continuarán, entonces, con la corrupción!
c). Por consiguiente, la idea de un giro de 180º se refiere a un cambio diametralmente opuesto: la cantidad máxima que se puede girar antes de comenzar a acercarse al punto de partida; proyectando, por ejemplo, una transformación radical en la conducta de una persona. Con un giro de 360° lo que se logra es apenas un leve mareo.
d). Cuando digo “Le di un giro de 180 grados a mi vida” manifiesto que cambié de rumbo... en dirección contraria.
e). En gracia de discusión –refiriéndonos a una proyecto de peritaje del desempeño laboral en una empresa– resulta válida la frase "Haremos una evaluación de 360 grados", porque el estudio será completo.
Algo más:
En el desatinado aviso –por si fuera poco– el "copy" ignora que las 24 horas del día incluyen las de la noche.
* * *

domingo, 18 de mayo de 2014

Y dale con la "inventabilidad"

La "imaginática"
Cita: "Señalática del MÍO renueva imagen (...) Usuarios del MÍO cuentan con nueva señalática (...) La señalática se actualizó... (...) ...terminales del MÍO renovaron el 100% de su señalática... en tamaños óptimos de lecturabilidad (...) La nueva señalática del MÍO simplificó la información... (...) El SITM MÍO entregó en mayo la nueva señalática...". (El País, 18-V/14, pág. B7). 
Corrección: En el texto deben ser señalización y lectura. 
Comentarios: 
a). No existen los términos "señalática" ni "lecturabilidad". 
b). No son más que palabrejas inventadas por algún esnobista que pensó que su engendro era más elegante para referirse a la acción y efecto de señalizar, y al de leer; pretendiendo asemejarlas a ‘problemática’ (conjunto de problemas) y a ‘incurabilidad’ (cualidad de incurable). 
c). Si seguimos con estas loberías nos vamos a llenar de palabras innecesarias: "imaginática", "reformática", "traicionática", "comparabilidad", "escriturabilidad", "renovabilidad", y similares.
d). Esos términos resultan tanto o más absurdos que los pésimos servicios del MÍO.
* * *

martes, 8 de abril de 2014

El leísmo

De nuevo, el dativo ‘les’
Citas:
1. "Los consumidores pueden botar el producto, y guardar el empaque para que le sea reembolsado el valor". (El Tiempo, Debes saber, 16-VII/11, pág. 5). 
2. “Estamos diciéndole a los colombianos que se puede hacer política decente”. (El Pueblo, Elecciones 2014, “lead” y texto, 5-IV/14, pág. 6). 
3. “... que el público del Valle del Cauca exija un veto para Cano Extremera, y pedirle a los músicos de la región que no toquen más con él”. (El País, Espectáculos, Bethsabé Castro, 7-IV/14, pág. 5). 
Correcciones: 
1. "Los consumidores pueden botar el producto, y guardar el empaque para que les sea reembolsado el valor".
2. Les decimos a los colombianos". 
3. “... y pedirles a los músicos de la región que no toquen más con él”. 
Comentarios:
a). Para hacer notar cómo persiste este error en los medios, retomo la primera cita de una nota aparecida en las páginas electrónica y virtual del periódico.  
b). Es frecuentísimo el error de sintaxis al escribir y decir “le”, en lugar de ‘les’. Dislate que genera una inconcordancia de número entre el pronombre (dativo de 3.ª persona, masculino y femenino, singular) y el objeto o complemento directo (en plural). 
c). El maestro Fernando Ávila, en su obra Español correcto para dummies, trae a colación un buen ejemplo tomado de la canción de Daniel Santos, titulada Despedida: “Vengo a decirle adiós a los muchachos…”; que –si no fuera por la llamada licencia literaria– se tendría que cantar: “Vengo a decirles adiós a los muchachos…”, para no ser objeto de críticas. 
Ahora veamos el error al contrario:
Cita: “Que la guerrilla participe en política es muy importante, no tenemos más qué ofrecerles”. (Semana n.º 1.626, Nación, Entrevista, subtítulo, Íngrid Betancurt, 1.º al 8-VII/13, pág. 22).
En la cita, el dativo tiene que ser en singular, por cuanto que el mensaje va dirigido a la guerrilla y no a los guerrilleros: “… no tenemos más qué ofrecerle”. 
* * *

viernes, 6 de diciembre de 2013

Cualquier parecido...

¡La mordida!...
La madre de dos chicos, al regresar de la reunión de padres de familia donde estos estudian, le entrega las calificaciones a su esposo. Este toma las del menor de siete años, y furibundo grita: "¿Qué es esto?: ¡uno en aritmética, dos en geografía, uno en historia, dos en lenguaje...!". Se para, se suelta el cinturón y enciende al chico a correazos; si la mamá no se lo quita... hasta lo mata. Luego coge las del mayorcito de 15 años, las abre delante de él, y le sermonea: "¿Qué es esto, joven?: ¡uno en matemáticas, uno en geografía, uno en historia, uno en lenguaje, uno en ciencias, uno en ética y cero en disciplina…! ¿Qué es lo que piensa usted de la vida, jovencito? ¿Qué va a ser de su futuro, ah...? ¡Póngale cuidado al estudio para que sea un hombre de bien!". Cierra las calificaciones, y sale. El pequeño –en un rincón– sigue llorando, y le reclama al hermano:
—¿Y usté que peldió más matelias, mumumummm, polque no le pegalon, y a mí casi me matan, mumumummmmm?
Y el grande le responde:
—Es que usted no solo es mal estudiante, sino que es un tonto: ¿usted no sabe, hermanito, que mi papá es agente de tránsito? ¡Yo no fui bobo!: yo, en las calificaciones… ¡le metí un billete de cincuenta!
* * *

viernes, 29 de noviembre de 2013

Significado de afugias

--> No aparece en el DRAE
Estimado José Óscar Gil Gutiérrez:

¡Enhorabuena! Le escribimos para informarle que el significado de afugias que usted ha subido a nuestra web www.significadode.org ha sido elegido como tema del día.

Esto implica que durante el día 29/11/2013 su significado aparecerá en la página principal, y por lo tanto recibirá un mayor número de visitas.

Palabra del día: afugias

Afugias (palabra grave, género femenino y plural) se usa frecuentemente desde hace más de cinco décadas, como regionalismo de varios países de habla hispana, con el significado de afanes, angustias, apuros, crisis, penurias o dificultades económicas.
Valorar este significado de afugias enviado por José Óscar Gil Gutiérrez el 29/11/2013 5:02:47.

SignificadoDe.org

* * *

lunes, 28 de octubre de 2013

El gerundio espurio

Están siendo...
Cita: “Los empresarios están siendo injustos con el Presidente, y están siendo miopes…”. (Semana n.º 1.642,  En plata blanca, Mauricio Rodríguez en entrevista con María Jimena Duzán, 21 al 28-X/13, pág. 49).
Corrección: “Los empresarios son injustos con el Presidente, y miopes…”.
Comentarios:
a). Se incurre aquí en el llamado gerundio espurio, consistente en fusionar el verbo “estar’ con un gerundio terminado en ‘ando’ o en ‘endo’: “En la construcción se están usando materiales importados que no son de buena calidad”, en lugar de “En la construcción se usan materiales importados …”; "están siendo" investigados, "estuvieron siendo" investigados, "estarán siendo" investigados, en lugar de: son investigados, fueron investigados, serán investigados.
b). El gerundio es válido en oraciones donde exista simultaneidad en la acción: voy cantando, manejas hablando, lee bailando, vivimos trabajando, habláis gritando, cantan barriendo, comen leyendo, y similares.
c). En la cita, los verbos no denotan acciones diferentes, por el contrario, resultan redundantes. El error radica en juntar los verbos ‘ser’ y ‘estar’ que tienen cierta sinonimia. Frases como la analizada se deben construir –prescindiendo del gerundio– con un solo verbo: son, fueron y serán.
d). El error (en todas las formas verbales), por lo general, se oye y se ve en la boca y pluma de escritores, periodistas, locutores, presentadores, comunicadores sociales, políticos, gobernantes y profesionales de las diferentes ramas del saber.
e). Observe que el error, con una frecuencia desmedida, persiste cuando se mencionan personas que son, fueron o serán motivo de algunas investigaciones –asunto de moda en estos tiempos–.
f). Quizá la confusión radique en la influencia tautológica que el verbo ‘to be’ (ser o estar) ejerce sobre algunas personas por cierto muy cultas. Por eso, hay quienes defienden –con garras, y a dentelladas– como castiza la expresión “está siendo".
* * *

domingo, 11 de agosto de 2013

Lenguaje por mejorar


La espuria preposición ‘a’
Cita: “El oriente a seguir”. (Revista Semana n.º 1.631, publicación especial regional, departamento de Santander, 4-VIII/13, portada y cabezote de páginas interiores).
Corrección: “El oriente por seguir”.
Comentarios:
a). Son espurias y recurrentes las expresiones:
      * Elecciones a efectuar.
      * Exámenes a presentar.
      * Película a realizar.
      * Trámites a diligenciar.
b). De la construcción –como frase imperativa­– formada por sustantivo o adjetivo + preposición ‘a’ + verbo en infinitivo resulta una frase espuria.
c). Las variables para subsanar el error son cuatro:
     1. Usar la preposición ‘por’, en lugar de la ‘a’: “Elecciones por efectuar”.
     2. Cambiar la ‘a’ por la preposición ‘para’: “Exámenes para presentar”.
     3. Emplear el verbo en tiempo futuro, prescindiendo de la ‘a’: “Película que se realizará”.
     4. Darle un giro a la oración volviéndola más perentoria: “Trámites que se deben diligenciar”.
d). En la misma publicación encontramos dos expresiones de estas correctas:
    * “Obras por contratar”. (“Lead”, pág. 194).
    * “Puntos por mejorar”. (Recuadro, pág. 215).
e). No constituye error cuando la preposición ‘a’ no hace parte de una oración imperativa:
    * “No es casualidad que el Socorro haya llevado uno de sus hijos más ilustres a componer Pueblito viejo”. (“Lead”, pág. 54).
¡Crece la audiencia!
A la semana siguiente, el lector Bernardo Andrade Tapia, de Ipiales –para ponderar las bondades del bravío departamento– abre la sección Cartas (edición 1.632 de la revista) con esta perla: “… su páramo de ensueño y su abundante agua hacen de la comarca ‘una estrella a seguir’, porque es un ejemplo para el país”. 
Prueba reina de que los errores idiomáticos –curiosamente– hacen metástasis, y se arraigan más que las formas correctas de expresión.
Conclusión: El ejemplo por seguir debería ser el buen uso del lenguaje.
* * *