Mostrando entradas con la etiqueta ¡Pa' qué más...!. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ¡Pa' qué más...!. Mostrar todas las entradas

domingo, 25 de abril de 2021

¡Ah...!


 

Como dijo...


 • un albañil, antes de morir: “No me movás la escalera, ¡$#@¿€&!”.
• un alcalde ciego: “Hueco que vea, hueco que mando a tapar”. 
• un arriero: “En el camino se arreglan las cargas”. 
• un bombero: “El día de la quema se verá el humo”.
• un boxeador: “Al caído... ¡caele!”.
• un carpintero: “De tal palo tal astilla”.
• un contador: “Debe haber saldo”.
• un dermatólogo: “¡Vamos al grano!”.
• un dueño de restaurante: “Dos cucharadas de caldo, y manos a la presa”.
• un escritor: “Lo escrito, escrito está”.
• un ginecólogo: “Termino esta cesárea, y... ¡parto!”.
• un jardinero: “Seamos felices, mientras podamos”.
• un odontólogo: “A caballo regalado, no se le mira el diente”.
• un panadero: “¡Al pan, pan; y al vino, vino!”.
• un peluquero: “Eso es como quitarle el pelo a un reloj”.
• un profesor: “Perdió el año, mijo”.
• un tahúr: “Barajámela más despacio”.
• un uñero: “Creo en la reencarnación”.
• un zapatero: “La pecueca es hereditaria”.
• una fritanguera: “Hagamos de tripas corazón”.
• una mujer feísima: “A mal tiempo, buena cara”.
• una parturienta: “A lo hecho... ¡pecho!”.
• una recién casada: “Con ganas de mucho, y... sin ganas de nada”.
• una yegua: “Ningún auto reemplaza al caballo”.
• Google: “¡Lo sé todo...!”.
• Van Gogh: “Me hice el de la oreja mocha”. O…
• Como les dijeron en una boda: “Un cristo más, y una virgen menos”. Y...
• A un mazamorrero: “¿Le quedó claro?”.

sábado, 17 de abril de 2021

La venganza del ratón


 

Soñé un desayuno paisa

He despertado de un dulce sueño,
Hasta babeada quedó la almohada
Porque soñé con arepa asada
Y un desayuno muy antioqueño.

Sobre la arepa, la mantequilla
Con queso fresco, hecho en oriente,
Y en una paila grande y caliente
Un chicharrón, chorizo y morcilla.

Mientras el chocolate borbolla
De la fritura, solo un poquito,
Se hecha el aceite para el sofrito
Compuesto de tomate y cebolla.

En el hogao* que se hizo aparte
Revuelven huevos y hacen perico*,
Para que todo sea más rico
Falta la principal obra de arte.

A los fríjoles del día anterior
Se les agrega el arroz pegado,
Así se hace un recalentado,
La misma grasa le da sabor.

Y cuando todo está en su lugar
Me zampo eso con mucho empeño
Porque un desayuno antioqueño
Sin duda  alguna es todo un manjar.

Al despertar me encuentro en España
Mordisqueando mi triste almohada,
No hay calentado ni arepa asada
Ni la fragancia de mi montaña.

* Hogao: Salsa resultante de sofreír –en aceite– el tomate y la cebolla.

* Perico: Así se les llama a los huevos revueltos en Antioquia.

                                                    Édwin Giraldo, “Radio Loco”
                                                     Trovador locombiano

¡Engatusado!...


 El presidente Duque y la ministra de Educación visitan un jardín infantil del ICBF, y una niña le dice:
—Señol Plesidente, tengo una gata que se llama Michina, y anoche tuvo siete gatitos. Y... ¡son todos ulibistas!
Duque –muy emocionado– programó, para dos días después, una visita del senador Uribe con un grupo de periodistas y camarógrafos.
Una vez en el jardín, el senador Uribe se le acercó a la niña:
—Me dicen, hijita, que tu gata tuvo gatitos.¡Cuéntame pues, nena!
La niña, sonriente, respondió:
—Si, señol senadol, tengo una gata que se llama Michina, y tuvo siete gatitos... ¡tles son de Alianza Velde y cuatlo Petlistas!
Uribe se puso ‘mosca’, y le preguntó:
—¿No dizque antier eran uribistas?
La niña –un poco asustada– contestó:
—Sí. Pelo, es que... ¡ya ablielon los ojos!

viernes, 16 de abril de 2021

De "Majitus"

Al cumplir la edad reglamentaria, me presenté al Seguro Social para tramitar la pensión por vejez.
La secretaria, detrás de la ventanilla, me pidió el pasaporte para verificar mi edad y mi identidad; busqué en todos los bolsillos; pero, finalmente caí en la cuenta de que lo había dejado en casa. Le dije a la señorita que lo sentía mucho, que no tenía ahí el documento, que más tarde regresaría.
La oficinista, entonces, me dijo:
¡Solo..., desabotónese la camisa!
Le mostré los abundantes pero canosos vellos del pecho, y me dijo:
Esos vellos canosos son prueba suficiente para mí.
Procesó mi solicitud, y... ¡me dio la pensión!
Cuando regresé a casa –muy emocionado– le conté a mi esposa lo sucedido. De inmediato ella comentó:
¡Ay, mijo...!, debiste bajarte los pantalones; ¡a lo mejor te hubieran dado, también, una... pensión por invalidez!

El humor de "Ogil"


 La madre de dos chicos, al regresar de la reunión de padres de familia donde estos estudian, le entrega las calificaciones a su esposo.
Este toma las del menor de siete años, y –furibundo– grita: "¿Qué es esto?: ¡uno en aritmética, dos en geografía, uno en historia, dos en lenguaje...!". Se para, se suelta el cinturón y enciende al chico a correazos. Si la mamá no se lo quita... hasta lo mata.
Luego coge las del mayor de 15 años, las abre delante de él, y le sermonea: "¿Qué es esto, joven?: ¡uno en matemáticas, uno en geografía, uno en historia, uno en lenguaje, uno en ciencias, uno en ética y cero en disciplina…! ¿Qué es lo que piensa usted de la vida, jovencito? ¿Qué va a ser de su futuro, ah...? ¡Póngale cuidado al estudio para que sea un hombre de bien!". Cierra la libreta de calificaciones, y sale.
El pequeño –en un rincón, y llorando– le reclama al hermano:
—¿Y a vusté que peldió más matelias, mumumummm, polque no le pegalon; y a mí casi me matan, mumumummmmm?
Y el grande le responde:
—Es que usted no solo es mal estudiante, sino que es un tonto: ¿usted, hermanito, no sabe que mi papá es agente de tránsito? ¡Yo no fui bobo!: yo, en las calificaciones…, ¡le metí un billete de cien mil!

El humor de "Ogil"

En la escuela, la maestra le pregunta al niño Ivancito:
—Ivancito, ¿quién escribió la obra El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha?
...¡Silencio sepulcral!...
—Voy a darte una pista, Ivancito: Le decían... el “Manco de Lepanto”.
¡Ah... ya, plofesola: Miguel de Una-Mano!

miércoles, 14 de abril de 2021

De "Majitus"

Dos pequeños se roban un saco de limones del vecindario, y optan por dividirlos en un lugar callado y apartado.
Uno sugiere: “¡Vamos al cementerio que a esta hora no hay nadie!”.
Al saltar la cerca del cementerio, dos limones se salen del saco; pero... no le dan mayor importancia.
Algunos minutos más tarde, un borracho pasó cerca de la puerta del cementerio y escuchó una voz que decía: “¡Uno para tí, uno para mí... uno para tí, uno para mí...!”.
Inmediatamente se le fue la borrachera, y corrió tan rápido que cayó en el atrio de la iglesia, donde estaba el párroco a quien le dijo: “¡Padre, padre, venga conmigo, he sido testigo de que Dios y el diablo se están repartiendo los muertos del cementerio!”.
Ambos corrieron de regreso al cementerio, y al llegar a la puerta aún la voz decía: “¡Uno para ti, uno para mí... uno para ti, uno para mí...!”.
Repentinamente, la voz se detiene y dice: “¿Qué hacemos con los dos que están afuera?...
Padre y borracho salieron corriendo despavoridos, gritando: “¡No, no. Aún no estamos muertos..., no nos cuenten!”.

¡Pa' qué más...!

Una señora y su hijo de 9 años comen en un restaurante.
En un descuido el muchachito se mete una moneda a la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole fuertes palmadas en el cuello y sacudiéndolo... sin éxito.
El niño emienza a dar muestras de asfixia y la madre –desesperada– comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana y –con pasmosa tranquilidad– sin mediar palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira violentamente hacia abajo. 
De inmediato el chico –ante el dolor irresistible– expulsa la moneda y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa.
Al rato, la señora –ya tranquilizada– se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
—¿Es usted médico? 
—No, señora. Soy el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla; experto en apretar así a los contribuyentes colombianos..., ¡hasta sacarles la última moneda....!

jueves, 25 de abril de 2013

Pepe Pelayo (Escritor y humorista cubano/chileno)


Pepítomes
Pepítome (del griego πἐπιτομή), la sabiduría empírica contemporánea condensada en una frase y dependiente de una palabra.
América es el continente donde se bota más agua. ¡Es el incontinente americano!
* Aquí yace Sergio Panza, hombre muy poco serio; si sigue con sus chanzas... lo echan del cementerio. 
Cuando el hampa se toma las calles, hay que hampararse en las aceras. 
Dicen los ingleses que esta crisis económica, ni Athenea atenúa Atenas. ¿Será cierto? En parte sí, y en parthenon. 
El europeo y el dolarmierda. 
El verbo copulativo ‘penetrar’ es la acción del sustantivo ‘pene’. 
Entre el marido y la mujer, un condón; entre el parido y la mujer un cordón.
¡Hay que sentarlo previamente! ¿Vas a pre sentarlo tú? ¿O lo pre siento yo?
* La dama de yerro”.  Y “Ogil” agrega: Su deseo de ser cremada solo se podía satisfacer llevándola… a un horno siderúrgico.

La persona que en el supermercado se pasa la vida metida comprando, no es una persona comprometida con la vida. 
Lo de España con el euro es una tragedia. Lo de Grecia es un dragma. 
Los mudos nunca podrían vender en una mercería o bazar, porque quien calla otorga.
* Los tíos que tienen tus genes pueden ser un gentío.
Me enteré del hecho, fortuitamente, en las redes sociales. Fue un hecho fortwitter. 
No me hallo en un bus, ni me hallo en un car; por ello, me dejé de... ‘buscar’. 
No se equivoquen: herrar es de humanos.
Para tener buena imagen de un nativo. 
Según los argentinos, en la guerra de Las Malvinas, Margaret Thatcher demostró por qué le decían “ * La dama de yerro”.  Y “Ogil” agrega: Su deseo de ser cremada solo se podía satisfacer llevándola… a un horno siderúrgico.
* Si es trago tu presente, estrago tu futuro. 
* Si te timo siete veces, no serás ni el séptimo... ni el último.
Un portugués se nacionalizó español para mejorar económicamente. Ahora le dicen: el iluso-hispano.
Yo hablando, hablando, hablando… ablando a cualquiera.

* * *

lunes, 29 de octubre de 2012

¡Deje así!...
Mi médico de cabecera, casado con una pediatra, tiene mellizos de cinco años. Uno de los chicos amaneció un día con el penecito endurecido, y –muy asustado– le dice  a la mamá: 
—¡Maaa-mi, maaa-mi!… ¡se me puuu-sió duuu-lo, duuuuu-lo! 
La médica –para tranquilizarlo– le explica: 
—No te preocupes, hijo. Lo que sucede es que el pene tiene dos cuerpos cavernosos o cámaras a las que –a veces– les llega sangre que lo hace agrandar y ponerse firme. Pero... no te asustes, mi amor. Eso es pasajero, y…  ¡rápido se te cae! 
Y el chino le dice: 
—¡Nooo…, maaa-mi! Es que... ¡yo no quieee-lo que se me caaai-ga…!  
* * *

viernes, 5 de agosto de 2011

Cómo arruinar el lenguaje...
¿Qué haremos sin la eñe, ah?...
A raiz de los disparates y galimatías que se ven a diario en la internet, tanto en los mensajes de correo, como en los de los chateadores y en las cuentas virtuales de facebook y twitter, nada más oportuno y contundente que este video que traigo a colación:


Me cuentan...
* * *

martes, 2 de noviembre de 2010

Ataque de risa...



para cambiar la forma de pensar



El nuevo sencillo del disco Río de Aterciopelados es un canto lúdico y pacifista, que en vez de pelear propone enamorar. En la canción –interpretada por la cantautora Andrea Echeverry y su hija Milagros– se reemplazan palabras con implicaciones violentas, por otras fonéticamente parecidas, pero con un sentido cariñoso o juguetón; cambiando la violencia por inocencia e invocando la transformación: que algún día, en vez de trincheras, construyamos trineos; en vez de ser soldados; nos tratemos como hermanos; en vez de balas, usemos nuestras alas; y en vez de guerras, nos lluevan millones de estrellas.

domingo, 8 de agosto de 2010

Las diferencias de género

Un conferencista de lenguaje explicaba que los sustantivos tienen género masculino o femenino: el lápiz, masculino; y la pluma, femenino. Uno de los participantes preguntó: "Cómo se dice, entonces, ¿computador o computadora?".
Para dinamizar su presentación, el facilitador dividió la clase en dos grupos: por un lado, los varones; y por el otro, las damas. Les sugirió definir por sí mismos si ese sustantivo era masculino o femenino; pidiéndole a cada grupo que fundamentara su decisión en cuatro argumentos.
El grupo de los hombres decidió que es computadora, de género femenino, porque:
1.- Nadie entiende su lógica interna.
2.- El idioma en que se comunican entre sí es incomprensible para los demás.
3.- Sus errores los guardan en su memoria de largo plazo para su revisión mucho tiempo después.
4.- En cuanto usted tenga una, se encontrará gastando al menos la mitad de sus ingresos en accesorios para que medio funcione.
El grupo de las mujeres concluyó que es computador, de género masculino, porque:
1.- Nadie entiende su lógica interna.
2.- Almacenan muchos datos, pero no piensan por sí mismos.
3.- Se supone que ayudan a resolver problemas; pero –la mayor parte del tiempo– ellos son el problema.
4.- Cuando usted tenga uno, comprenderá que si hubiera esperado un poco más podría haber adquirido otro mejor.
Y agregaron un quinto argumento: con mucha frecuencia se les cae el sistema operativo.
* * *

martes, 13 de julio de 2010

El orgullo paterno

Cuatro amigos, después de 30 años sin verse, se encuentran en una fiesta. Luego de tomarse algunas copas, uno de ellos va al baño. Los que se quedaron empiezan a hablar de sus hijos.
El primero dice:
—Mi hijo es el orgullo de la familia. Comenzó a trabajar como ayudante en una multinacional. Estudió, se licenció en Administración de Empresas, fue promovido a gerente y hoy es el presidente. Se hizo tan rico que para el cumpleaños de su mejor amigo le regaló un automóvil último modelo.
El segundo comenta:
—¡Qué bárbaro! Mi hijo también es mi gran orgullo. Comenzó trabajando como vendedor de pasajes aéreos. Estudió para piloto comercial. Fue a trabajar a una empresa de turismo. Entró de socio y hoy es el mayor accionista. Se hizo tan rico que para el cumpleaños de su mejor amigo le regaló un avión Boeing.
El tercero agrega:
—¡Felicitaciones! Mi hijo también es muy rico. Estudió Ingeniería. Abrió una constructora y le fue tan bien que se hizo multimillonario; tanto que para el cumpleaños de su mejor amigo le regaló una mansión en Europa.
Los tres se felicitaban mutuamente cuando el amigo que había ido al baño llegó y preguntó:
—¿Qué pasa que los veo tan felices?
—Hablábamos del orgullo que sentimos por nuestros hijos. Y… el tuyo ¿qué hace?
—Mi hijo es gay y se gana la vida bailando como estripticero en una discoteca de ambiente.
Los amigos dijeron:
—¡Qué embarrada!, ¡debes sentirte decepcionado, hermano!
—No. Él es mi hijo, y lo quiero tal cual. Me llena de orgullo, y ¡tiene una suerte enorme: para su cumpleaños recibió de sus tres novios... un automóvil, un avión Boeing y una mansión en Europa!
* * *

lunes, 22 de febrero de 2010

La vergüenza social... vista por un arriero

* Quizque’l decreto de’mergencia social ­–redatao por acionistas de las Espertas Pa la Sepultura EPS, y firmao por el irrenpla-zable Presidentico y sus irresponsables ministricos de Injusticia y Desproteción Social– decreta que multen con veinticinco mil milloncitos de pesos a los médicos que violen el manual pa matar pobres; y quizque los embaucaores y culebreros de tercera tan echando, por los medios de’sinformación, el cuento chimbo que las’esantías ya nu’hay que pedilas pa pagar las tres pastillitas de Azetaminofén; ¡sino pa comprar... el ataúl y los velones!
* * *

lunes, 15 de febrero de 2010

El transporte masivo

El bus va llenísimo, ¡repleto!, con personas de pie, todas muy apretujadas e incómodas. Un pasajero grita:
—¡Pare, pare, me bajo! ¡Vamos como unas obleas...!
Y el chofer le dice:
—Entonces, ¡bájese, antes que se le salga... el arequipe!
* * *

sábado, 9 de enero de 2010

Los adelantos científicos en Venezuela

En un congreso internacional de medicina conversan tres médicos. El cirujano alemán comenta: “La medicina en Alemania está tan avanzada que nosotros le sacamos parte del cerebro a una persona, se lo pusimos a otra y en cuatro semanas ya estaba buscando trabajo”. El ruso dice: “Eso no es nada. En Rusia la medicina está tan avanzada que le sacamos la mitad del corazón a una persona, se la pusimos a otra y en dos semanas, ambas estaban buscando trabajo”. Y el venezolano les refuta: “¡Nada qué ver, sus países están muy atrasados. Fíjense que en Venezuela agarramos a un sujeto sin cerebro y sin corazón, lo pusimos de presidente y ahora… ¡15 millones de venezolanos andan buscando trabajo!”.
* * *

sábado, 15 de agosto de 2009

Premio en Boston - Massachusetts

Un padre de familia envió a su hijo al banco, con el dinero exacto para que pagara las cuentas por los servicios de teléfono y de agua. Era el día límite de pago para evitar el corte de rigor, y también era el único dinero que tenía la familia para ese mes; pero… el pago era inaplazable. El muchacho iba por la calle, cuando de repente vio un letrero que decía: “¡Espectacular rifa! Compre su boleta y participe en el

sorteo de dos camionetas Pick-up, cero kilómetros”.
El chico pensó: “Yo me podría ganar esas dos camionetas, y saldríamos de problemas”.
Sin dudarlo más, utilizó el dinero de los recibos, y compró varias boletas. No dijo nada al llegar a casa, y se acostó a dormir.
Al día siguiente el papá se levantó preocupadísimo por las cuentas pendientes, y le preguntó al hijo si había pagado los servicios; para los que con mucho trabajo había logrado reunir el dinero.
El muchacho le confesó que utilizó el dinero para comprar boletas para una rifa; pero, le dijo que no se preocupara... que en dos días, seguro, serían los propietarios de dos camionetas nuevecitas.
El papá se convirtió en una fiera. Se puso como un loco: gritó, brincó, y se lamentó porque aquel dinero era prestado y lo único que le quedaba para pagar esos recibos. Optó por calmarse, y hasta abrigó la esperanza de ganarse las dos camionetas. La casa quedó en un triste silencio, y todos a la expectativa.
Pasaron los dos días, y el sorteo. Al despertarse la familia y salir a la calle, ¡oh…, tremenda sorpresa!: frente a su casa estaban estacionadas dos lujosas camionetas. Todos, incrédulos, quedaron atónitos ante la realidad, se abrazaron, y –no pudiendo aguantar más– rompieron en llanto.
Sí. ¡Ahí estaban estacionadas las dos camionetas!: una de la telefónica y otra del acueducto… ¡habían llegado a cortarles el teléfono y el agua!
*
Correspondencia
Del caricaturista Camilo Andrés Triana Cubillos, de Funza - Cundinamarca - Colombia.
“Felicitaciones por el premio en El bus. ¡Saludos desde Funza!”.
* * *