sábado, 3 de agosto de 2013

Tres entradas para gazapos mundialistas...

¿El lujo de qué...?
Cita: "Fuimos objeto de críticas. También por un error gramatical en la medallería: un descuido que no podíamos darnos el lujo de tener a la luz de un evento que pone los ojos sobre la Sultana del Valle". (El País, separata Cali mundial, Evely Rosero, 31-VII/13, pág. 9).
Corrección: "... un descuido que no podíamos tener...".
Comentario: La expresión "no nos podemos dar el lujo de perder", de común ocurrencia entre los locutores deportivos, parece ser la génesis de esta tremenda contradicción. Jamás podrá ser un lujo cometer errores. La frase cabría para hipótesis positivas: "no nos podemos dar el lujo de vivir en una mansión", "no nos podemos dar el lujo de tener un yate privado".
* * *
Publicar un comentario